Tradiciones de bodas antiguas

 

En Extremadura, en la región de Hervás, Casas del Monte, La Zarza y otras, existe la costumbre de comenzar las ceremonias nupciales dos días antes de la boda. En este día, el novio y sus amigos sacan un toro del matadero, atado por los cuernos con una fuerte maroma. Recorren con él todo el pueblo, toreándolo con las chaquetas, hasta llegar a la ventana de la prometida, donde es muerto, después de que el novio le ha colocado, un par de banderillas previamente adornadas por la novia.”

Al igual que Álvarez de Miranda, también José María Domínguez Moreno, en su obra “Las Bodas Populares cacereñas”, nos dice que es fundamental la participación del novio, el cual, para burlar al toro, usaba su propia chaqueta para rozarla sobre el morlaco, o bien para que fuese impregnada por la sangre del animal y, de este modo, las prendas pudieran imbuirse de la fuerza genésica del toro que, posteriormente, pasarían al cuerpo del novio, cuando las vistiese.(6)

Pintura del monasterio de Silos
Pintura del monasterio de Silos

Cuando el animal, conducido enmaromado la víspera de la boda, llegaba a la casa de la novia, era sujetado con su misma cuerda a la ventana de la futura desposada, donde era inmovilizado, momento que aprovechaba el novio para clavar en el toro las banderillas, ricamente engalanadas por la novia, para que produjese más sangre y así impregnar, nuevamente, no solo las prendas del novio, sino alguna sábana del ajuar matrimonial, con lo cual todas las facultades genésicas del toro pasarían a la pareja, y así conseguir que todo ese poder repercutiese en la fertilidad del matrimonio. En una pintura anónima del monasterio de Silos, en Burgos, parece representar a un joven con una especie de trapo o sábana en la mano izquierda, mientras que en la derecha levantada lleva una banderilla y está en actitud de lanzársela al toro, que le mira desafiante.

El Toro de Coria
El Toro de Coria

También nos comenta Domínguez Moreno que, tanto en Hervás, Zarza de Granadilla, Segura de Toro, Aldeanueva del Camino, Casar de Palomero, Casas del Monte, Baños de Montemayor, Jarilla y Ahigal, el rito y desarrollo de la corrida es idéntica, con la variante de que: “El novio, antes de que muera el toro, manchará sus manos de sangre y con ellas tocará los vestidos o el pañuelo de la novia” que sería la receptora, por la sangre, de todo el poder fecundante que le transmitía el toro.

(http://losmitosdeltoro.com/el-toro-de-bodas-o-la-busqueda-de-la-fertilidad/)

 

Advertisements